Otra carta abierta a D. Jesús Gómez, candidato del PP de Leganés

Bueno D. Jesús. Hoy Sí. Hoy le toca a Ud. otra taza. Se la ha vuelto a ganar. A pulso.

La muestra:

Entrevista a Jesús Gómez

Si es que se mete en unos charcos…

Resulta que la Asociación de Vecinos de Barrio Centro le manda un cuestionario (al igual que al resto de candidatos de las formaciones políticas de los principales partidos de Leganés). Y Ud. coge y les contesta riéndose de ellos. Si, bien digo. Se rie. Se mofa. Se recochinea. Se cachondea, vamos.

No lo entiendo. Le dan la oportunidad de que exprese sus ideas. De que condense su programa electoral en respuestas a preguntas sobre temas de interés general. Cualquier candidato estaría encantado. Vale, supongamos que, por alguna razón, no le interesa. Podía  haber declinado amablemente su invitación. Algo del tipo “Estimados Vecinos de la AA.VV. Barrio Centro: Agradezco su interés en la remisión de este cuestionario, pero considero que su contenido no refleja los intereses de la ciudadanía y, por ello, no daré respuesta a sus preguntas (bla, bla, bla…)”. Una forma elegante de “dar la callada”.. Pues no. Tenía que sacar a relucir su chulería.

Vaya muestra de cinismo el suyo. E ignorancia. Parece Ud. desconocer en que consiste el trabajo de las asociaciones de vecinos. Mire Ud., el dinero que recibe esta asociación del Ayuntamiento de Leganés no son dádivas. Sus integrantes trabajan gratis -aunque le cueste creerlo-.  Las asociaciones de vecinos emplean el tiempo libre de que disponen sus miembros en trabajar para su barrio. Se preocupan por el bienestar de sus comunidades. Buscan soluciones a sus problemas. Dinamizan sus barrios. Llevan la cultura a sus locales. Promueven el deporte. Intentan estimular el comercio y el empleo. Y todo ello sin apenas medios. Con locales, mayoritariamente, prestados. Con dineros recaudados a sus propios asociados y subvenciones destinadas a programas y proyectos concretos. Fiscalizadas por el Ayuntamiento. Y no por un amiguete, no. Por funcionarios públicos que les hacen sudar cada vez que en una factura fotocopiada se corre un poco la tinta y no se ve bien la fecha de emisión, el concepto o la cantidad. Todo clarito y bien clarito.

No son modos, mire Ud. Un candidato serio, con posibilidades de gobernar una gran ciudad, no puede reírse de sus vecinos. Por mal que le caigan. Puede que piense que ese tono, en la mas pura tradición de su lideresa, le proporcionará cierto respaldo de sus bases mas escoradas a la derecha, deseosas de un poco de afirmación autoritaria. Quizá sea así.

De lo que si estoy seguro es de que a la inmensa mayoría de la población no le harán ni pizca de gracia sus modales. Permítame un último consejo: si no quiere que le tilden de fascista, no actúe como tal.

P.D. Por si hubiera alguna duda al respecto por parte de algún lector, incluyo copia de su artículo tal y como ha solicitado sea publicado, conste. La revista la podrán encontrar en cualquier centro municipal… Así podrán hacerse una idea de como piensan todos los candidatos. Sr. Jesús Gómez incluido.

De Presidentes de Comunidad, ascensores y dineros desaparecidos.

Hoy no toca D. Jesús. Hoy le toca a su jefa, Doña Esperanza Aguirre, “por elevación”

Hay veces que uno, pese a su veteranía en estas lides, aun encuentra motivos para la sorpresa. El otro día recibí una llamada de un particular, Clemente Campillo, que se identificó como Presidente de la Comunidad de Vecinos de Nuestra Sra. De las Angustias 17. Llamaba el buen hombre “un tanto cabreado”… Tanto, que me sugirió este post. Aquí va.

Resulta que su Comunidad de Vecinos había solicitado una subvención al Ayuntamiento y otra a la Comunidad de Madrid para la instalación de un ascensor. No tiene queja del primero: fue concedida, pagada y justificada sin problema, por lo que felicitaba al Ayuntamiento y sus gestores . El caso es que la Comunidad de Madrid también concedió la solicitud el 16 de Marzo de 2009. En concreto se trata del expediente RAS-182/08-02. En la fecha antes citada el Director General para la Rehabilitación de la Vivienda, Juan Van Allen Rodríguez, confirmaba la concesión de la ayuda, por un importe de 47.706 €. Desde entonces la llevan reclamando. Al principio se les solicitó “paciencia”. Mas tarde se argumentaron “problemas técnicos”. Por último se les ha contestado que “no hay dinero ni lo va a haber”… Una actitud, cuando menos, vergonzosa.

Si mal no recuerdo realmente el dinero que se les concedió proviene de la Comunidad Europea, la cual abonó puntualmente las partidas con dicho destino. Si el dinero estuvo y ya no está… ¿dónde está? No vale aquí argumentar eso de la crisis… hablamos de una subvención YA CONCEDIDA a una Comunidad de Vecinos y COBRADA por la Comunidad de Madrid. Si este dinero no se ha esfumado “por gracia divina” una de dos: o ha acabado en manos de alguien o se ha destinado a una partida para la cual no estaba previsto. En el primer caso se trata de una “apropiación de fondos públicos”. En el segundo de “malversación de fondos públicos”.

Puesto sobre aviso, he tenido la oportunidad de hablar con otros/as presidentes/as de Comunidades de Vecinos que están en las mismas circunstancias (al parecer se trata de un hecho generalizado, no exclusivo de este municipio). Incluso alguno me ha comentado que ha tenido problemas con sus vecinos, que han llegado a insinuar que “el dinero que se ha concedido tiene que estar en el bolsillo de alguien”, refiriéndose a su propia persona. Pues sí, “en el bolsillo de alguien estará”, pero no piensen mal de ningún/a Presidente/a de Comunidad (de Vecinos)…

De Abraham Lincoln a D. Jesús Gómez (2ª carta abierta a D. Jesús Gómez)

Estimado Don Jesús:

La verdad sea dicha, no pensaba volver a hablar de Ud. en concreto en este blog… Mire que me he resistido. Meses.  Desde luego, no será por falta de motivos. He dejado que la actualidad pasase de lado y he preferido no abrir la boca. Portavoces tiene el pueblo que han sabido ponerle en su sitio cuando ha hecho falta… y yo ni lo soy, ni lo pretendo. Tranquilo que no voy a echarle en cara nada de lo dicho en el pasado. Hoy tampoco recordaremos nada de lo escrito hace años…

Hoy le toca justificarse y no ante mi, sino ante el pueblo. Porque el pueblo somos todos y cada uno de los ciudadanos. Le cuento:

Como es bien sabido, mi trabajo actualmente se desarrolla en el Grupo Socialista. El pasado viernes 25, aproximadamente a las 13:45, estaba leyendo su última aportación a la revista “La plaza” -ya sabe que soy fiel lector de cuanto escribe, pues no hay nada mejor que conocer las ideas del contrario para mejor rebatirlas- cuando recibí una llamada de una señora visiblemente nerviosa que solicitaba hablar con el Alcalde, o alguien de su partido. Le comuniqué el procedimiento correcto para ello a la par que me ofrecía personalmente a escuchar la queja o sugerencia que quisiera ofrecerme, asegurándole que sería transmitida en su integridad al Alcalde, si ese era su deseo.

Tras cerciorarse de que, efectivamente, pertenecía al Grupo Socialista, comenzó un sorprendente relato que me solicitó que hiciera público de la forma que me viniera en gana. Esta es la razón pues de este post y no otra; ya que le afecta a Ud. personalmente, le pido que lo lea en su totalidad, que le prometo no añadir coma alguna a su contenido que no me hubiera sido comentado en la conversación mantenida… Únicamente me he permitido la licencia de reordenar la misma para hacer mas sencilla la comprensión de su contenido.

“Mi nombre es Juana Isabel Grandas. Soy una señora de 63 años, vecina de Madrid. Mi teléfono es el 91548XXXX. Verá, le llamo indignada. Estaba tranquilamente en casa cuando haciendo zapping he visto su televisión” – en este momento la interrumpo y le solicito que me aclare de que cadena me habla -. “Sí, el Canal 33 ese” – la interrumpo y le aclaro que no existe ninguna vinculación entre dicho canal y nuestro Ayuntamiento, a lo que me replica – “Bueno, no importa, es que estoy viendo al Sr. D. Jesús Gómez y no me puedo aguantar mas (?),  es un impresentable y no me voy a callar, me van a oír… Verá Ud., el tema viene de largo, de Mayo de 2009. Entonces mantuve una conversación informal con Doña Esperanza Aguirre, acerca de un expediente relativo a unas obras en la muralla árabe de Madrid, 1.900.000 € que ya se ha pagado. Si, ya sabe, las de Mohamed I. Todo está  ya arreglado. Estoy harta, ¿sabe Ud.? He hablado hasta con Patrimonio Nacional. Harta de que me den largas y mas este señor, D. Jesús Gómez (…)”

Con un considerable esfuerzo, logro que centre de nuevo su conversación, pues hasta el momento no me estaba enterando de nada…

“El caso es que Doña Esperanza me dijo que ella no llevaba personalmente la cuestión y rogo que me dirigiera a su asesor en esos temas, el Sr. D. Jesús Gómez.  Me puse en contacto con el mismo a través de su secretaria personal, la señorita Ana y mantuve una reunión en la que le expliqué el problema y le hice entrega de un amplio expediente con datos, fotografías… Al cabo de unos meses sin tener noticia del él, intenté retomar el contacto a través de dicha secretaria. No hay manera.  Tras muchas mas llamadas, el día 9 de Octubre de 2009 me citan con él, en la Plaza de San Miguel. Espero mas de una hora. Nada, no aparece. Ni él, ni nadie. Ni siquiera me ofrecen una silla, a mí, que estoy operada de cadera… Hora y media mas tarde sale un Sr., que se identifica como Diego San Juan Benito y me avisa que D. Jesús Gómez no va a poder estar, que mejor el día siguiente. El día 10  de Octubre, por fin, mantengo una reunión con D. Diego San Juan Benito, Doña Mercedes Rojas y D. Jesús Gómez. No hacen otra cosa que volver a darme largas… Yo lo único que quiero es que me devuelvan mi expediente ¿sabe? Verá Ud., en Noviembre de 2009 hablo con Dña. Elena Utrilla, en el 91420XXXX y la envío un fax pidiéndole que interceda. Desde entonces he hablado y enviado fax a Soraya Sáez de Santamaría, Beatriz Elorrías, Colomán Trabado, Ana Botella, Marta Canales (sí, en Gran Vía 43, en el 91720XXXX)… incluso con la Srta. María José, la secretaria personal de Doña Esperanza Aguirre. Tengo copia de todas sus respuestas. Algunos me decían que lo de este señor es ya conocido en todo Madrid en el partido (?), cual será mi sorpresa al verle presentarse a Alcalde en Leganés.”

Aun un tanto incrédulo y abrumado por la cantidad y calidad de nombres citados, le digo que parece que se ha movido mucho y con mucha gente…

Es que yo soy votante del PP, ¿sabe? El día 9 de Febrero de 2010 le envié una carta a Doña Esperanza Aguirre en la que le recordé que en la carta personal en la que me animaba al voto a su candidatura en las pasadas elecciones aludía al compromiso que ella tendría para con los ciudadanos. Asimismo le señalé ese párrafo en el que nos decía que ella entendía que un voto a favor de su candidatura significaba un contrato con la ciudadanía. ¿Ud cree que ella ha llegado a leer esa carta? Estoy segura de que si lo hubiera hecho me habría respondido…

En este punto le indico que lo desconozco y rápidamente ella continúa:

A este Sr., D. Jesús Gómez, le puede la soberbia. He intentado hablar con él muchísimas veces. Las últimas me decían que lo hiciera en Leganés. Allí le he intentado localizarlo también, en Pza. de España 1 y nunca se quiere poner. He hablado con algunos compañeros suyos, ¿sabe? y sin lograr nada. Algunos me atendieron bien, como el Sr. Cenamor, Juan Carlos Cenamor, creo, y otro muy amable… Salazar, Don Jose Luis Salazar. Otros me han hecho sentirme ninguneada, como una tal Mayte y una señora, (duda por un momento) Lola Montoro, si, esa, que sólo me han dado largas”.

Llegados a este punto le pido que por favor me clarifique que quiere que haga con esta información. Y me pide…por favor hágala pública, no aguanto mas, estoy lista para hablar con los medios de comunicación, porque lo de este señor no tiene nombre“.

Y en esas estamos. Mire Ud., yo no tengo ni idea de que va el tema (aunque parece que promete: dinero, obras, expedientes “secuestrados”, patrimonio arqueológico…). Tampoco tengo interés personal en el mismo (quizá algún periodista sí, por aquí tengo el teléfono de la Sra. Grandas que me dio libertad para facilitarlo). Dudaba aun esta mañana si acabar con mi silencio de meses en el blog, cuestión de inercia ya, cuando me vino a la cabeza que no había acabado de leer su artículo en “La Plaza”. Retomo su lectura y encuentro al finalizarlo una de mis sentencias preferidas del ilustre presidente americano: “Se puede engañar a algunos todo el tiempo y a todos algún tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo“.

Me ha convencido, oiga. No seré yo quien contribuya a sepultar con mi silencio la crítica  de una ciudadana. Publicado.

P.D. Con copia a Doña Esperanza Aguirre, a ver si puede “ayudarle” a devolver lo que no es suyo…

P.P.D. Haga un esfuerzo, hombre, y póngase en contacto con la señora y aclare el tema…

Don Jesús Gómez y el fascismo (1ª taza) – Otra carta abierta a D. Jesús Gómez

“Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.”
Artículo 19 de la Declaración Universal de Derechos Humanos

Sobre las formas

Ante todo, educación. Hay que ser educado, Don Jesús.

Verá Ud., lo suyo me preocupa. Quizá Ud. no llegó a ver los videos de Barrio Sesamo aquellos que hablaban sobre el tema. En eso, queda disculpado. Me preocupa que, alguien con serias aspiraciones a ser algún día alcalde de nuestra ciudad, se aproveche de su condición de concejal y abronque a alguien del público en medio de un pleno. El problema, Sr. mío, es que el interpelado no puede contestarle. No allí. Ud., buen conocedor sin duda del Reglamento del Pleno (vea que no le acuso de ignorante), sabe que no puede intervenir en el mismo ningún particular.

Sobre las acusaciones

Tener un blog no es un crimen horrendo (aunque uno escriba lo que a otro no le gusta). Usar twitter para valorar lo que a uno le viene en gana, tampoco. Y, hombre, acusarme de reirme… Si ni siquiera me reía de su persona. Oiga Ud., era el Sr. Alcalde el que había hecho un pequeño chiste con sus propias palabras… En fin, a Ud. parece ser que le falta el sentido del humor. Que se le va a hacer. Por eso, también queda disculpado.

Mire Ud., si no está de acuerdo con lo que escribo en mi blog o se siente ofendido, me escribe un correo y me lo cuenta (no lo ha hecho). O echa mano de la “prensa amiga” para “ponerme a parir” (eso sí lo ha hecho). O me lo dice en persona. Soy una persona accesible, se lo prometo. Hay quien dice que sólo se toma un café con sus amigos. Yo no. Me tomo un café con todo el mundo. Además, le invito. Palabra.

No voy a detenerme en esto mucho mas, pero por si aún no se ha enterado: el resultado de este blog, mis twitter y mis entradas de Facebook sólo reflejan mi opinión particular personal. No escribo al dictado de nadie. Ni mi alcalde ni mi partido me ha sugerido un sólo artículo, una sóla opinión, ni siquiera un enfoque sobre ninguna de mis valoraciones. Jamás. Así que no busque tres pies al gato, hombre. Si “se le calentó la boca” o lo que esperaba era “un exaltado que correspondiera su actitud con una bronca” me temo que… tendrá que esperar a otro pleno. Pero espere sentado una reacción mía que vaya mas allá de una sonrisa en ese sentido.

Verá Ud.: yo al pleno acudo como invitado del Grupo Socialista. Uso un ordenador personal – de mi propiedad, un modelo un tanto anticuado que pesa lo suyo – y, con él, uso mi libertad de expresión para decir lo que me viene en gana. Sin faltar, eso sí. Todo ello de forma bastante educada (le reto a buscar insultos en mis comentarios, tanto en twitter como en facebook o en mi blog). Vea Ud.: http://twitter.com/jachico

Las ideas, por mucho que parezca pesarle, son libres. Hay quien se esconde en el anonimato, como tantos que comentan en blogs sobre lo divino y lo humano. A mi eso me parece feo, pero es una opción. No me gusta responder a anónimos: creo que en esta vida hay que ir diciendo lo que uno piensa y no aprovecharse del “tirar la piedra y esconder la mano”. Por eso no me molesto en contestar las críticas que Ud. pueda dirigir a través de otros sobre mi persona (o sobre cualquier otra cosa). No escribo ni comento nada en su blog – no le quepa duda de que lo leo -. No escribo en su prensa afín. Tampoco. Y lo poco que escribo, en cualquier otro lugar, y tras mucho meditarlo, va siempre firmado.

No me considero una persona radical, mas bien al contrario. De hecho, hace ya años, tuve el honor de ser Concejal de Leganés, y le reto a que busque un pronunciamiento rádical mío en cualquier sentido. Quienes me conocen de antiguo me reconocen una natural prudencia en mis valoraciones -fijese que me he tomado toda una semana en contestarle para responderle “en frío”- y, faltaría mas, tengo entre mis amigos a personas que son votantes (y militantes) de derechas (de los de toda la vida). Algunos, compañeros suyos. Y nos respetamos mutuamente. El respeto siempre está por encima de la diferencia en nuestras ideas.

Sobre el fondo

A esa actitud, aprovecharse de la situación del indefenso negándole el derecho a disfrutar del artículo 19 de la Declaración Universal de Derechos Humanos, ¿como la denomina Ud? Muchos la tacharían de “fascista”. Veamos una (la mas suave) de las acepciones del diccionario de la RAE: “Excesivamente autoritario“. Jo, le cuadra como un guante. Veamos otro… el María Moliner. Fascista: “de ideología ultraderechista“. Anda, pues también le cuadra. ¿No? A lo mejor Ud. no lo cree así. Supongo que el apelativo suena “fuerte”. Ya he comentado anteriormente frases pronunciadas por Ud. en tiempos pretéritos con las que quizá ahora no se identifique. No pasa nada. Todos somos humanos y cambiamos nuestra valoración de las cosas con el tiempo. Ud. podría afirmar que ha cambiado de opinión y reflejaban una visión menos formada o experimentada que la actual de la realidad y ya está. Pero tiene que decirlo. Bueno, busque argumentaciones que sustenten su defensa. Quizá un buen artículo, para situarle políticamente, en su blog (o en cualquier otro lado) sería uno titulado: “En defensa del liberalismo. Por qué hay que dejar en manos del libre mercado la sanidad y la educación pública”.

Y esto es todo lo que quería contarle. No se enfade, hombre. Ya veo que desde el pleno lee mis twitter, así que desde aquí le reitero mi invitación a un café, para que me aclare personalmente su buen talante. Gracias por su atención y buenas tardes. (Sonría, por favor.).

P.D. Ah, si la memoria le juega alguna mala pasada, vayase al vídeo aquí enlazado, a 1:29. (Gracias, Sra. Quirós por su apoyo manifestado ante mi indefensión).

P.P.D. No se pierda las palabras posteriores de D. Emilia Quirós, que Ud. no tuvo a bien escuchar… Y que desgraciadamente creo que confirman lo que antes escribía acerca de su persona.

Carta abierta a D. Jesús Gómez (2ª taza)

“Las primeras hogueras de libros se disponen en la Dársena de A Coruña, camino del Parrote, en el corazón público de la ciudad y frente al símbolo del poder civil. Es el 19 de agosto de 1936  y los libros arden, aunque arden mal. No son llamas de las que se alimentan con el júbilo de las gentes en las fiestas, ni piras como las que se elevan, con su halo místico, en las verbenas de San Juan. Es un fuego extraño, ajeno a la memoria, que pretende borrar de un plumazo siglos de reflexión y creación. La lumbre y el humo avanzan lentamente, completando con inmundicia su labor destructiva frente a la satisfacción de unos y el desencanto de otros, reflejando en sus llamas la vergüenza que el tiempo se encargará de retratar. Grupos de jóvenes vestidos con el uniforme de la Falange rodean las fogatas y pregonan cada título condenado y su procedencia como si fuera el estímulo necesario para inyectar vida a las llamas…”

Manuel Rivas
“Los libros arden mal”

Estimado Sr. D. Jesús:

Le escuece. Reconózcalo: le escuece. Le escuece mi presencia en los plenos. Nunca me paré a pensar que lo que pudiera opinar un ciudadano más mereciera unas líneas de todo un jefe de la oposición municipal, pero el hecho de saberlo, sin duda, me reconforta y me anima a perseverar en emplear mi Libertad de Expresión. Cual nuevo falangista se apresta a reducir a cenizas todo aquello que le molesta, y ahora parece que le molesto yo.

Ahora bien, no se escude en retorcidos argumentos: le escuece porque ha visto como en pocos días ha pasado a ser, de flamante látigo de la oposición a hazmerreír de youtube. No creo que yo halla tenido mucho mérito: al césar lo que es del césar, y mal estaría que me atribuyera yo parte en ello. Me limité a ser, como tantas otras veces, ciudadano con opinión y a opinar sobre lo que me parece, como es mi derecho. Ya sea en horario laboral o no, tengo todo el derecho del mundo a decir lo que pienso y a decirlo sin cortapisa alguna. No creo que mis comentarios, mas allá de lo acertado o no de los mismos, puedan herir a nadie y si es así lo siento, pero se hallan muy lejos de esa línea que marca lo punible y que limita la libertad de expresión. Ahora, permítame la inmodestia, voy a aclararle algunas cosas:

En primer lugar, la emisión de juicios de valor corresponde al mismo hecho de comunicarse: cada vez que Ud. pronuncia unas palabras, emite juicios de valor sobre esto y aquello. Y no me quejo al respecto de que Ud. pueda hacerlo, pese a que sus juicios de valor sean en muchas ocasiones, prueba de su fascismo militante. No me lo invento: le invito públicamente a que desmienta que alguna de estas afirmaciones es suya:

“La idea de que la actividad humana ha influido significativamente en el calentamiento de la Tierra —ahora ya lo llaman cambio climático, como si fuera un hecho corroboradoes un síntoma de ese proceso de envenenamiento y politización al que los ecologistas han sometido a la Ciencia.(…)”

“(…) en el mejor de los casos, la solidaridad no puede ser jamás un valor universal, como lo son la libertad y la propiedad (en el fondo son la misma cosa), el respeto a la vida o el cumplimiento de los contratos; ya que la solidaridad, más que contribuir a la estabilidad y progreso del orden social, contribuye a su desestabilización y destrucción.”

“(…) Si la igualdad jurídica es el elemento vital de la democracia, es también su escollo. Fomenta, en efecto, aquel fanatismo y envidia que quiere que los hombres sean tratados por igual en todas las esferas de la vida y rechaza como antidemocráticas las diferencias que se apoyan en una más elevada formación, educación, cultura, inteligencia, tradición, etc.”

Si estas afirmaciones no lo elevan a fascista, Ud. nos ha regalado con otras muchas en su quehacer diario. Sea pues consecuente: reconozca su condición y exhíbala con orgullo, cual Berlusconi a la española.

En segundo lugar el hecho de ser asesor no me descalifica para tener opinión propia y transmitirla donde, como y cuando me venga en gana. Y al pleno asisto simplemente como otro mas de entre el público, justo al lado de aquellos que, siendo de su propio partido, le jalean y convierten en bronca todo lo que les parece mal, lanzando a diestro y siniestro insultos sobre los concejales cuando les viene en gana (abusando por otro lado de la paciencia de todos aquellos que, por respeto, guardamos escrupuloso silencio frente a todas las intervenciones, vengan de donde vengan).

En tercer lugar, Ud. me atribuye algo incierto: no descalificaba en un blog a la oposición (aunque de hecho podía estarlo haciendo y, que diablos, me proporciona muchos argumentos para comenzar tales menesteres) sino que utilizaba una herramienta denominada Twitter que, a modo de emisor de mensajes cortos, utilizamos algunos ciudadanos para comunicarnos entre nosotros y contarnos lo que nos viene en gana. Dicha herramienta permite decidir a quien escuchamos y a quien no. Se trata pues de un canal de comunicación abierto sólo a quien quiere; nada pues que obligue a escuchar a quien no lo desee. Esta herramienta, en mi caso, funciona igualmente publicando en Facebook, una red social abierta, una copia de dichos contenidos.  Contenidos que igualmente ven aquellos que han solicitado expresamente ser considerados “amigos míos” y que reciben voluntariamente todos mis mensajes emitidos, al igual que yo leo los suyos. Me halaga pues que a Ud. le resulten de interés mis comentarios, ya que en caso contrario nunca los hubiera leído…

Por último, me parece mentira que Ud. me eche en cara que hago los comentarios con una foto donde figura el escudo del Ayuntamiento. No es así exactamente, pero no estoy dispuesto a darle más clases gratis de informática. En mi perfil de Twitter, sí puede verse una foto mía, pero en ella aparece el escudo de Leganés con algún retoque artístico; de hecho no corresponde al del Ayuntamiento, aunque se le parezca, y en ningún sitio pone “Ayuntamiento…”. No obstante, desde aquí aclaro: mis opiniones son mías y no necesariamente compartidas por alguien más. A todo esto… ¿no eran Ustedes los que presumían y presumen de bandera de España en su balcón? Siempre dijeron de si mismos que, orgullosos de su condición patria, exhibían la enseña nacional sin vergüenza alguna… ¿Qué pasa, que Uds. pueden presumir de españoles y yo no puedo presumir de mi ciudad???

¿No queríais caldo? Pues tomad dos tazas (1ª taza)

Jesús Gómez Carlos Delgado

Yo no quería…  De verdad que yo no quería. Para ser mas exactos, tenía otras cosas mas importantes que hacer. Pero que se le va a hacer, mi público (ahora resulta que tengo público) parece que reclama mi presencia. Y quien soy yo para negarse a las peticiones de tan insigne público: nada menos que D. Jesús Gómez y D. Carlos Delgado, portavoz del PP y de ULEG respectivamente de la corporación municipal de Leganés. En un plazo de tiempo asombrosamente corto saltaron uno y otro a la palestra unos desde la prensa amiga y otros desde su propio blog reclamando de forma insistente la importancia de los comentarios que emitía durante la celebración de los plenos (hasta este momento, emitidos exclusivamente en un cerrado círculo de amigos). A estos señores parece que se les ha olvidado aquello de la “Libertad de Expresión”, al menos, para el prójimo.

Miren Uds. dos: nadie me pidió jamás que comentara algo de lo que ocurría en los plenos. Nadie me pidió jamás que dijera tal o cual cosa en defensa o detrimento de tal o cual causa en Twitter. O en Facebook. O en un blog. ¿Queda claro? Mis opiniones son propias y las comparto con quien me da la gana. Así… sin “acritud”. Puro ejercicio de mí libertad de expresión.

No tenía blog y se empeñaron en que lo tuviera. Pues hala, ya está aquí. Tres puntualizaciones, para el resto de mi público (que agradezco me hayan descubierto):

  1. No tengo otros blog (lo siento, no se quien es Neptuno pese a que me identifique con muchas de sus reflexiones. Un saludo y mis respetos, Sr. Neptuno).
  2. Se supone que esta es la entrada de la presentación de mi blog y no he contado nada acerca de que va. Bueno, pues va o irá de política municipal, incluyendo los plenos :), amen de incursiones en otros temas de política en general que puedan surgir. En él aplaudiremos o nos manifestaremos mis amigos y yo a favor o en contra de mil y un “cosillas”. Los comentarios, admitidos y bienvenidos. Las descalificaciones o insultos fáciles, no. Así que no esperen aquí “carnaza” en forma de insultos. Cualquier otra forma de expresión será aceptada.
  3. A lo peor Uds. no saben quienes son Carlos Delgado y Jesús Gómez. Les dejo con unos vídeos protagonizados por ellos mismos que quizá les aclaren las ideas.

Y una vez presentados, uno no puede menos que saludar a “los responsables de este invento” y tal cual anunciarles: ¿no queríais caldo?, pues tomad dos tazas.